fbpx

Boxeo y Agresividad

Looking for fine replica watches, from the most luxurious Rolex brands to the common luxury brands.Replica Watches They all have almost the same quality and low prices https://www.perfectreplicawatch.to/ .

27 de abril del 2020 | Patricia Gómez

Son muchos los rumores malintencionados que giran en torno a la práctica del boxeo: poca deportividad, violencia, sufrimiento o masculinización del deporte son algunos de los más comunes.

Sin embargo, esa es una descripción errónea y sin base científica hoy dia. Este artículo muestra una visión distinta de esas antiguas afirmaciones y ofrece otros puntos de vista sobre los beneficios del boxeo.

Vamos a ello. Entre las principales ventajas del boxeo destaca ser uno de los deportes que mayor liberación de estrés supone. Las duras jornadas de entrenamiento (en algunos casos sin necesidad de contacto), el uso del saco, o el constante cardio, produce a su practicante una gran liberación de endorfinas que otros deportes no proporcionan.

Además, el boxeo se caracteriza por requerir un alto nivel de atención y de acción-reacción para el boxeador. Podríamos incluso presentarlo como un juego de estrategia, en el que se debe predecir y anticipar los movimientos que pueda ejecutar nuestro oponente. Por tanto, el boxeador requerirá de una concentración máxima durante sus entrenamientos que le evadirá de su vida cotidiana.

Proyectando lo anterior a las situaciones de cansancio físico o mental que se vive en un entrenamiento -o combate en su caso- el boxeador utiliza ese nivel de cansancio, únicamente como un indicador de la necesidad de cambiar de táctica, pero nunca para renunciar a seguir dando lo mejor de sus capacidades. Este tipo de entrenamientos psicológicos -que los entrenadores deben realizar con sus chicos- son los que les permitirán, posteriormente, una mayor canalización del estrés y de la ira en el día a día.

Centrándonos, ahora, en la problemática de la agresividad, resulta injusto equiparar la violencia con el boxeo, siendo éste el deporte con menores incidencias antideportivas en los últimos años y siendo mucho más numerosos los registrados en el fútbol, el baloncesto, el balonmano, y, por último, el hockey sobre hielo.

Sin embargo, como explica Ruiz-Sanchís (2019), el boxeo se encuentra bajo la nomenclatura de “combate”, por lo que se le adjudica de manera automática la creencia de dolor y agresividad que genera en algunos jóvenes un “efecto llamada” a esas sensaciones. Sin embargo, la realidad es que son otras y múltiples variables en la personalidad de un joven las que pueden llevarle a utilizar y practicar el boxeo de una manera agresiva: su predisposición fisiológica, sus modelos cognitivo-afectivos, las habilidades interpersonales, el contexto cultural, o la falta de autocontrol; son éstas algunas de las variables verdaderamente responsables de un posible desajuste de adaptación social de la persona.

Por tanto, la posible agresividad de un deportista no subyace en la propia naturaleza de este deporte, sino en la negativa o escasa transmisión de valores del entrenador a su pupilo, por enfocar, erróneamente, su práctica al resultado de la competición, o a los intereses egoístas del entrenador o del Club. La correcta actuación pedagógica por parte de los entrenadores resulta, por tanto, imprescindible para la erradicación de posibles conductas agresivas.

Para concluir, y en apoyo de nuestra versión debemos destacar cómo el Reglamento de Boxeo Abierto Nacional (B.A.N.) de la Federación Española de Boxeo resalta que el boxeador debe ganar los combates por la demostración de sus habilidades técnico-tácticas, y no por la búsqueda de un fuera de combate. Esto muestra cómo, de manera reglamentaria, los principales valores que se pretenden inculcar en el boxeo son siempre el RESPETO, LA HUMILDAD, Y EL COMPAÑERISMO.

Por último, se adjunta un gráfico resultado de una encuesta realizada con personas una vez que, han empezado la práctica del boxeo y han descubierto sus valores y su filosofía:

Fuente: Patricia Gómez Rodríguez.(2019-2020. TFG Educación Social. Univ. Complutense Madrid)

Aunque el tema de la posible “agresividad en el boxeo” daría para artículos más extensos, esperamos que este os sirva como aproximación para eliminar ese estigma de este gran deporte.