Son muchos los rumores malintencionados que giran en torno a la práctica del boxeo: poca deportividad, violencia, sufrimiento o masculinización del deporte…